NO LLEGUES TARDE

2/11/12


Según la mitología griega, los seres humanos fueron creados originalmente con cuatro brazos, cuatro piernas y una cabeza con dos caras. Ante el temor de su poder, Zeus los dividió en dos seres separados, condenándolos a pasar sus vidas en busca de sus otras mitades. De esta manera, desde el principio de los tiempos nos hicieron creer que cada uno de nosotros no somos más que una simple mitad, y que la vida solo tiene sentido cuando encontramos a la otra mitad.

Pero no. Claro que no. Eso no es así. Nosotros ya nacemos enteros y no debemos ni podemos permitir que nadie en nuestra vida cargue en las espaldas la responsabilidad de completar lo que nos falta. A pesar de lo que la gente diga, nuestra felicidad no debe depender jamás de nadie, por mucho que nos prometan, regalen o quieran, porque todo en este mundo tiene un final.

 

Seguidores